menu +

Auto-curación

Estimula el poder de auto-curación del cuerpo

Equilibrio natural

Equilibra el tono vital devolviendo la energía natural al cuerpo

El Shiatsu

Me gustó el Shiatsu porque actúa a favor del cuerpo, lo respeta y busca conocerlo, lo impulsa hacia su equilibrio natural y su armonía.

- Fundadora del Centro

El Shiatsu es una terapia originaria de Japón extendida actualmente por toda Europa. Etimológicamente significa “presión con los dedos”: “Shi “ significa dedo y “atsu”, presión. Un terapeuta de shiatsu es una persona entrenada en el reconocimiento de las tensiones y manifestaciones de la energía vital “chi” en el cuerpo. Utiliza distintas técnicas de presión sobre ciertos puntos corporales con el objetivo de equilibrar el tono vital, prevenir y aliviar diversas enfermedades.

Se realiza estimulando los poderes autocurativos del cuerpo, incrementando la consciencia corporal, desarrollando la capacidad de relajación y la unidad psicosomática: es una terapia holística que contempla la unidad de cuerpo y mente.

Según el Ministerio de Sanidad de Japón el Shiatsu es: “Un tratamiento

que, aplicando presiones con los dedos pulgares y las palmas de las manos sobre determinados puntos, corrige irregularidades, mantiene y mejora la salud, y contribuye a aliviar ciertas enfermedades –molestias, dolores, estrés, trastornos nerviosos, etc.-, activando así la capacidad de autocuración del cuerpo humano.”
'Mi encuentro con el Shiatsu' por Montse... Pincha para más detalles

“Conocí al maestro Shigeru Onoda mientras estudiaba biología en la universidad de La Laguna. Me interesó vivamente su actitud vital y la practica básica del Shiatsu lo que me llamó a pasar dos veranos en Madrid para asistir a sus cursos.

El Shiatsu me hizo tomar consciencia de mi cuerpo y de las posibilidades terapéuticas de esta tradición lo que me motivó a mudarme a Madrid. Allí me formé profesionalmente en el conocimiento teórico y práctico de esta disciplina.

He encontrado en ella un enfoque holístico que ha satisfecho mis necesidades de conocimiento práctico, al mismo tiempo que he avanzado en la comprensión de la compleja relación mente-cuerpo. Sobre todo, he tenido la posibilidad de ayudar a muchas personas, algo que para mí es fundamental en mi vocación.

Nuestro cuerpo nos habla y nos dice lo que pasa. El Shiatsu nos ayuda a desarrollar la Conciencia Corporal permitiéndonos “escucharlo”: dolores, sensaciones, emociones, son las palabras de este lenguaje. Con los años he comprobado los grandes beneficios del Shiatsu y el importante apoyo que ofrece a muchos tratamientos médicos.

Los beneficios del Shiatsu

  • Incrementa la capacidad de relajación.

  • Ayuda a desarrollar la consciencia corporal.

  • Flexibiliza la piel mejorando los signos de envejecimiento.

  • Flexibiliza los músculos, relaja las contracturas musculares y tonifica.

  • Ayuda a recuperar la movilidad de articulaciones afectadas.

  • Estimula la circulación sanguínea del organismo, mejora la circulación de retorno en las piernas.

  • Regula el sistema nervioso.

  • Ayuda a regular el sistema digestivo.

  • Ayuda al buen funcionamiento del sistema endocrino.


Indicaciones del Shiatsu

El Shiatsu es una excelente terapia natural y coadyuvante en muchos tratamientos médicos, siendo una ayuda excelente en los trastornos psicosomáticos.

Pincha en cada categoría de abajo para más detalles.

Problemas de columna

Cervicalgia (dolor cervical), dorsalgia (dolor dorsal), lumbalgia (dolor lumbar), ciática, hernia discal, escoliosis, problemas de hombro, síndrome del latigazo cervical.

Problemas circulatorios

Hipertensión, hipotensión, retención de líquidos; ayuda a regular ciertas arritmias.

Problemas del aparato digestivo

Malas digestiones, dolor de estómago, desórdenes intestinales, estreñimiento, gases, acidez.

Problemas del aparato reproductor

Dismenorrea (dolor de la menstruación), menstruaciones irregulares; ayuda, también, en los trastornos de la menopausia.

Otros

Insomnio, agotamiento, desequilibrio del Sistema Nervioso Autónomo, estrés, nerviosismo, sensación de ahogo, pesadez de piernas, calambres, varices, dolor de cabeza, mareo, vértigo, artrosis, problemas por falta de concentración, arteriosclerosis, alergia, asma bronquial, contractura del tendón de Aquiles, neuralgia intercostal.

TOP